Odontologia Neurofocal

La expresión de la Terapia Neural en el terreno odontológico

La medicina, en especial la medicina Biológica, nos viene demostrando día a día la importancia de la relación dientes- Sistema Nervioso – órganos, y como muchas de las patologías de origen desconocido se presentan al alterar dicha relación. Además muchos de los tratamientos médicos pueden fallar si no eliminamos las interferencias presentes en este circuito. La Odontología Neurofocal nos enseña a detectar y tratar dichas interferencias, proporcionando una ayuda importante en cualquier tratamiento medico.

Actualmente la odontología tiende a considerar las enfermedades de la cavidad oral como alteraciones locales de origen exclusivamente externo, más no como una manifestación relacionada con desordenes sistémicos o psicológicos.

La odontología neurofocal hace referencia al ejercicio de la odontología de una manera más amplia e integral, proceso en el cual se considera la cavidad oral, no de una manera aislada, sino en razón de la totalidad del ser.  Esta consideración se encuentra enmarcada bajo “la teoría de sistemas”, en donde la parte sólo es válida integrada al todo.

Existe una gran cantidad de enfermedades en el organismo, en las que se puede establecer que su punto de partida o factor desencadenante se encuentra en la dentadura, de la misma manera que muchas de las patologías sistémicas pueden reflejarse en la cavidad oral. Concepto este, fundamental en el conocimiento de la medicina biológica, ya que de esta manera se logra comprender plenamente como una gran cantidad de aquellas enfermedades crónicas y degenerativas de difícil manejo para las más avanzadas técnicas terapéuticas hoy existentes, incluyendo las propias de la medicina convencional, se podrían modificar, al hacer un adecuado manejo odontológico con una visión neurofocal de la patología oral presente en estos pacientes, razón por la cual no debe ser desconocida por las diferentes especialidades médicas.

Las alteraciones presentes en la cavidad oral a las que se hace referencia, se denominan focos y campos de interferencia, siendo los focos todas aquellas alteraciones de tipo crónico que inducen y mantienen enfermedades generalizadas o afecciones localizadas lejos del mismo, y los campos de interferencia, aquellas alteraciones en el flujo normal de la información.  Dentro de estos se consideran los tratamientos de conductos, los quistes, los dientes incluidos, raíces abandonadas, la gingivitis, las cordales incluidas y la presencia de metales entre otros, los cuales deben ser analizados cuidadosamente en cada paciente. Todas las señales provenientes de los campos de interferencia, son constantes y de bajo umbral, comportándose como una pequeña e imperceptible fuente irritativa, la cual es capaz de poner en excitación grandes áreas del cuerpo, incluso a todo el organismo. Este efecto perturbador a distancia puede manifestarse en ciertas regiones del cuerpo, las cuales se hallan predispuestas a la enfermedad – terreno de predisposición -, mediado por la relación existente entre cada diente con los diferentes órganos, glándulas endocrinas, vértebras, órganos de los sentidos, etc., tal y como ha sido demostrado por los diferentes estudios llevados en Europa, por los doctores Ernest Adler, Reinhold Voll y Kramer entre otros.

Ejercer la odontología neurofocal implica el desarrollo de una visión de mayor amplitud, no limitándose únicamente a retirar los metales de la boca o a realizar exodoncias a granel, puesto que hoy por hoy, se trata de conservar la mayor cantidad de tejido dentario, así como de piezas dentales, lo cual no debe convertirnos en conservadores de focos dentales, ni ejercer la odontología basados prioritariamente en la parte artesanal, ya que ella debe ocuparse más del propietario de los dientes, brindando una atención más solidaria, con respeto y con compasión.

Por esto la invitación es a replantear el ejercicio odontológico actual, proyectándolo hacia un ejercicio más preventivo, el cual implique la investigación de todas aquellas nuevas posibilidades terapéuticas que redunden en beneficio de la salud.

El suministro de un antibiótico, un remedio homeopático, una esencia floral, la aplicación de terapia neural, un cambio en  los patrones de alimentación, una aguja, el retiro de los metales de la boca, etc., pueden hacer parte del tratamiento, pero la odontología neurofocal no impone protocolos ni tratamientos uniformantes; a cada paciente se le debe suministrar tan solo lo que necesita en el momento en que lo requiere de acuerdo a su singularidad, propendiendo siempre por una mejor calidad de vida encaminados a la trascendencia del individuo.

Dra. Yosette Osorio Diaz,  extraido de Aconmb

Etiquetas: , ,

57 comentarios a “Odontologia Neurofocal”

  1. Dr. Andrés Peralta dice:

    Te podés conectar con la Dra Cristina Gonzales 2614722748

  2. Dr. Andrés Peralta dice:

    Podés contactar al dr Facundo Sanchez facundosancheza@gmail.com de la ciudad de Mendoza.
    Saludos!

  3. Dr. Andrés Peralta dice:

    Hola Silvana, te respondimos en dos oportunidades a tu correo. Te cuento que en Agosto de 2016 ofrecemos un curso de Terapia Neural con modalidad intensiva. Espero que pueda sumarte!
    Saludos

  4. GAbriel dice:

    Estimados:
    Vivo en la ciudad de Buenos Aires. Quisiera que me recomienden un profesional (odontólogo) que practique la terapia neural, así como también alguien que realice trabajos de ortodoncia.
    Atte.
    Gabriel

  5. Maria Luna dice:

    Buenas tardes, me comentarian que odontologos trabajan con la misma terapia aqui en Buenos Aires, Capital?. Me atendia con la Dr Adriana Rossi Case, pero lamentablemente falleció el año pasado. Me urge contactar odontologos que hagan T Neural. mi tel 11 2 653 1348 Maria Luna

  6. Dr. Andrés Peralta dice:

    Hola Gabriel, disculpa la demora… te respondo por mail.

  7. Dr. Andrés Peralta dice:

    Hola Maria, te paso por mail el telefono del Odontologo neurofocal Federico Menendez.
    saludos
    Andres Peralta

Deja un comentario